Grandes promesas: la respuesta de Dios al problema de la tentación.

«Puedo resistir cualquier cosa excepto la tentación.» Eso dijo el dramaturgo británico Oscar Wilde, un hombre que demostró la veracidad de esas palabras. Luego tenemos esto de CS Lewis: «Nadie sabe lo malo que es hasta que ha tratado de ser bueno». Oscar Wilde no fue un caso atípico. Nos reímos de lo que dijo…